Cámaras de la Propiedad Urbana de Castilla y León

Inicio Portal
Mapa web
Consultas Asociados
Bolsa de Inmuebles
Entrada|Salida


Servicios

Noticias Inmobiliarias

Bolsa Inmobiliaria

Servicios Inmobiliarios

Servicios

Hazte Socio

Deposito obligatorio de fianzas

Confederación de Cámaras de la Propiedad Urbana

Web de la Union Internacional de Propietarios Inmobiliarios

Arrendamientos - L.O.P.D.
 
 
ARRENDAMIENTOS Y EL CUMPLIMIENTO DE LA L.O.P.D.


Nos planteamos aquí de qué forma debe aplicarse la Ley Orgánica 15/1.999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (L.O.P.D.), a los Arrendamientos.

Por lo general, los titulares de las viviendas y locales de negocios no son empresarios, sino personas físicas (denominados ARRENDADORES) que obtienen rentas a través de la gestión de alquileres, realizada por ellos mismos o por un Administrador de Fincas (en nuestro caso, los administradores de Fincas son las Asociaciones Cámaras de la Propiedad Urbana).

Llegado este punto, nos vamos a plantear qué tipo de obligaciones corresponden a cada uno de los sujetos que intervienen en este tipo de actividad.

Como paso previo, podemos decir que el artículo 2.1 de la Ley Orgánica 15/1.999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (L.O.P.D.), establece que "la presente Ley Orgánica será de aplicación a los datos de carácter personal registrados en soporte físico que los haga susceptibles de tratamiento, y a toda modalidad de uso posterior de estos datos por los sectores público y privado", siendo:

     • datos de carácter personal según el artículo 3 a), "cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables" y

     • fichero, tal y como prevé el artículo 3 b) "todo conjunto organizado de datos de carácter personal, cualquiera que fuere la forma o modalidad de su creación, almacenamiento, organización y acceso".

En el caso que la gestión de los alquileres sea realizada por el propio arrendador, sin intervenir un Administrador de Fincas, está claro que él es el RESPONSABLE del fichero y por tanto el que tiene la obligación de cumplir con todos los requisitos que marca la L.O.P.D. (notificar los ficheros, creación de documento de seguridad, etc…).

Si el arrendador obtiene rentas a través de la gestión de un Administrador de Fincas tenemos una situación que puede ser bien distinta dependiendo quién decida sobre el objeto, contenido y uso del tratamiento.


Si los datos personales de los arrendadores son incorporados y registrados en el sistema informático del Administrador de Fincas (los ARRENDADORES son sus CLIENTES), realizando éste sobre ellos determinados tratamientos, a los que aplica sus propias finalidades, decidiendo sobre el objeto, contenido y uso de dicho tratamiento (por lo tanto decide en este caso el Administrador de Fincas y no el arrendador), el Administrador de Fincas  se convierte en RESPONSABLE del fichero de acuerdo con la definición de dicho "Responsable del fichero o tratamiento" que se contiene en el artículo 3 d) de la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Por lo tanto, en el caso anterior, las obligaciones registrales corresponderían al propio Administrador de Fincas (las Asociaciones Cámaras de la Propiedad Urbana) y no a sus clientes (los ARRENDADORES).

A su vez, el Administrador de Fincas deberá tener en cuenta que, de acuerdo con lo previsto por el artículo 6.1 de la Ley Orgánica, "el tratamiento de los datos de carácter personal requerirá el consentimiento inequívoco del afectado, salvo que la Ley disponga otra cosa", indicando el artículo 5.1 de dicha norma que el interesado deberá ser informado de los siguientes extremos:


     a) De la existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal, de la finalidad de la recogida de éstos y de los destinatarios de la información.

     b) Del carácter obligatorio o facultativo de su respuesta a las preguntas que les sean planteadas.

     c) De las consecuencias de la obtención de los datos o de la negativa a suministrarlos.

     d) De la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

     e) De la identidad y dirección del responsable del tratamiento o, en su caso, de su representante".

Por ello, será necesario que el Administrador de Fincas, como entidad RESPONSABLE del tratamiento de datos, informe a sus clientes de lo antedicho, garantizando en todo caso el cumplimiento de lo dispuesto en el precepto transcrito.

En cuanto a las posibles obligaciones registrales relativas a la inscripción de ficheros en el Registro General de Protección de Datos de la Agencia Española de Protección de Datos, baste con señalar que dichas obligaciones corresponderán en el presente caso al propio Administrador de Fincas, y no a sus clientes (ARRENDADORES). En este sentido, además de cumplirse las disposiciones sustantivas de dicha Ley Orgánica, debe recordarse que el artículo 26.1 de la citada Ley dispone que "Toda persona o entidad que proceda a la creación de ficheros de datos de carácter personal lo notificará previamente a la Agencia de Protección de Datos".

No obstante lo anterior, si en algún supuesto los clientes (ARRENDADORES) del Administrador de Fincas procedieren a realizar tratamientos de datos, definidos por el artículo 3 c) de la Ley Orgánica como "Operaciones y procedimientos técnicos de carácter automatizado o no, que permitan la recogida, grabación, conservación, elaboración, modificación, bloqueo y cancelación, así como las cesiones de datos que resulten de comunicaciones, consultas, interconexiones y transferencias", decidiendo sobre la finalidad, contenido y uso de dicho tratamiento, en consonancia con lo previsto por el precitado artículo 3 d) de dicha Ley Orgánica, quedarían -asimismo- obligados por lo dispuesto en la mencionada Ley Orgánica, debiendo proceder, en consecuencia, a la inscripción de los correspondientes ficheros y al cumplimiento del resto de disposiciones sustantivas establecidas por la meritada Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre.

Sin embargo, la anterior posibilidad no altera el contenido de las obligaciones propias que corresponden al Administrador de Fincas en virtud del tipo de actividad realizada (Gestión de Arrendamientos),  recayendo en el administrador o agente de la propiedad, según se ha expuesto anteriormente, la responsabilidad en relación con el tratamiento de datos.


Consultoría para la Pyme